Nidia Guzmán: ejemplo de profesionalismo en investigación

    Nidia ha dedicado la mayor parte de su esfuerzo intelectual durante los últimos 20 años a crear una tecnología única para clonar la palma aceitera. Mientras otros programas de cultivo de tejido  se esforzaban por mantener una línea para obtener ramets a partir de tejidos de hojas (o raíces), Nidia se mantuvo firme en su intento para clonar esta especie a partir de inflorescencias jóvenes.  Hoy día, y después de incontables horas de trabajo y múltiples frustraciones, la tecnología está madura y consolidada.

    La clonación de palmas compactas superiores (hojas y troncos cortos y alta capacidad de producir aceite) prometen revolucionar la industria de la palma aceitera en el mundo y permitirán abrir aún más la frontera agrícola del cultivo y mejorar el uso de la tierra, pues las hojas cortas de estas palmas compactas permiten aumentar la densidad de siembra muy por encima de las variedades convencionales con hojas y troncos muy largos.

    Nidia es una trabajadora incansable, dedicada y firmemente convencida de la importancia de su trabajo y del potencial del material con que trabaja. Gracias a su esfuerzo, ASD ahora  cuenta con un grupo de clones compactos que han demostrado su potencial comercial en varios centenares de hectáreas en el campo, plantadas principalmente en Costa Rica. Muchos obstáculos han surgido en el camino, que le han costado sendos dolores de cabeza a Nidia, y han  puesto a prueba el temple de esta investigadora, pero su voluntad y profesionalismo le han permito salvarlos y seguir adelante, siempre en busca es ese clon ideal que pueda ofrecerse con orgullo al mercado internacional.

    ASD agradece este esfuerzo de Nidia, su dedicación y logros en el campo de la clonación de la palma aceitera y su innegable aporte a la industria mundial de este cultivo.

    primer foto 6 6

    Una escena cotidiana: Nidia y su inseparable colaboradora (Magaly Rosales) en el laboratorio de cultivo de tejidos compartiendo opiniones sobre que estuvo bien (o mal) en este frasco particular conteniendo ramets de palma aceitera.